Artículo

7 impresionantes mecanismos de defensa animal

límite superior de la tabla de clasificación '>

El calamar de aguas profundas conocido comoOctopoteuthis deletronTiene un mecanismo de defensa sorprendente: cuando se ve amenazado, el calamar ataca a su depredador y luego se aleja, rompiendo la punta de su propio brazo y dejándolo atrás como distracción. A medida que el brazo continúa brillando y moviéndose, el calamar escapa.

Pero este calamar no es la única criatura con una táctica extraña para mantenerse con vida. Aquí hay varios otros animales con impresionantes mecanismos de defensa.

1. EL LAGARTO QUE TIRA SANGRE POR LOS OJOS

El lagarto cornudo de Texas es una criatura de aspecto aterrador. Marrón, regordete y perfectamente camuflado en su entorno arenoso nativo, su primera línea de defensa es su comportamiento puntiagudo. Si las puntas y los cuernos afilados no ahuyentan a los depredadores, el lagarto sube un escalón y arroja un chorro de sangre bien dirigido por sus ojos. El flujo de sangre, que puede llegar hasta 5 pies, se mezcla con un químico de mal sabor que protege a los depredadores. Pero esta extraña arma tiene un costo: el lagarto puede liberar un tercio de su suministro total de sangre de esta manera, lo que equivale al 2 por ciento de su masa corporal. Desafortunadamente, su población está disminuyendo gracias a una amenaza que no se retirará después de un chorro bien dirigido: la pérdida de hábitat debido a la rápida urbanización en el estado de la estrella solitaria.

2. LA RANA PELUDA QUE SE ROMPE SUS PROPIOS HUESOS

Emőke Dénes, Wikimedia Commons // CC BY-SA 4.0

¿Y si cada vez que se sintiera amenazado, su primer y único método de defensa fuera romperse los huesos y usarlos como armas? Conoce a la rana peluda, una especie de África Central. Cuando se reproducen, las ranas macho desarrollan finas hebras de piel a los lados de sus cuerpos que se asemejan al cabello. En teoría, estas hebras también permiten que las ranas ingieran más oxígeno mientras vigilan sus huevos. Pero lo realmente convincente de esta rana es su capacidad para romper los huesos de sus propios dedos y empujarlos a través de su piel para formar garras afiladas, que son excelentes para protegerse de posibles atacantes.

Si bien no está del todo claro qué sucede con los huesos después de que cede la amenaza de ataque, los investigadores creen que los huesos se deslizan hacia atrás debajo de la piel cuando los músculos de la rana se relajan.



3. EL TRITÓN QUE CONVIERTE SUS COSTILLAS EN PICOS

David Pérez, Wikimedia Commons // CC BY 3.0

La rana peluda no es el único anfibio que usa sus huesos como armas. Cuando es atacado, el tritón acanalado español desplaza sus costillas hacia adelante en ángulo y las empuja a través de su piel estirada. El efecto resultante es una fila de picos a cada lado de su cuerpo. Al igual que la rana peluda, el tritón tiene que forzar los huesos a través de su piel cada vez que es atacado, pero el mecanismo parece causar poco o ningún daño a la criatura. Quizás algún día tenga su propio robot protector: un equipo de investigadores de la universidad suiza EPFL creó una salamandra robótica inspirada en el tritón, al que llamaron Pleurobot (por su nombre científico,Pleurodeles waltl).

4. LA TERMITA QUE SE VUELVE

Habla sobre llevar uno para el equipo. Cuando es atacada, una especie de termitas que se encuentra en las selvas tropicales de la Guayana Francesa envía insectos obreros mayores en misiones suicidas para defender toda la colonia. Estos insectos más viejos, que ya no son tan útiles para la manada como lo fueron antes, vienen equipados con 'mochilas explosivas' que, a lo largo de su vida, se llenan de cristales tóxicos producidos por glándulas en el abdomen. Cuando se mezclan con las secreciones de las glándulas salivales, estos cristales crean un líquido tóxico que explota sobre los enemigos, paralizándolos y matando al trabajador al mismo tiempo. Estas termitas no son las únicas entre los insectos que utilizan una táctica defensiva suicida: cuando se enfrenta a una amenaza, una hormiga que se encuentra en Borneo expande su abdomen hasta que se rompe y dispara un líquido tóxico.

5. EL PESCADO QUE SLIMA A SUS ENEMIGOS

Los peces bruja son animales marinos con forma de anguila con la habilidad increíblemente útil de hacer baba a sus enemigos. Cuando se ven amenazados, los peces bruja emiten una baba de sus poros que, cuando se mezcla con agua, se expande en una sustancia pegajosa gelatinosa que puede atrapar a los depredadores o asfixiarlos obstruyendo sus branquias. El video de arriba muestra a un pez bruja siendo atacado 14 veces por tiburones y otros peces grandes, y salió completamente ileso. Cada depredador dio un mordisco antes de escupir inmediatamente al pez bruja y alejarse nadando, con arcadas. El mejor momento para encontrar un pez bruja es probablemente después de que ha vaciado sus glándulas de limo resistiendo tal ataque; las glándulas tardan de tres a cuatro semanas en rellenarse.

6. EL PEPINO DE MAR QUE DISPARA ÓRGANOS POR EL ANO

iStock

Los pepinos de mar pueden parecer bastante aburridos. Hay unas 1250 especies conocidas de estas criaturas sedentarias en el mundo, y muchas de ellas parecen pepinos. Pero cuando se trata de supervivencia, las cosas se ponen interesantes. Al igual que las estrellas de mar y los erizos de mar, los pepinos de mar son equinodermos y pueden regenerar partes del cuerpo perdidas si es necesario. Esto es útil cuando están amenazados. El pepino de mar expulsará sus órganos internos, que son pegajosos y, a veces, contienen una sustancia química tóxica que puede matar a los depredadores. Sin embargo, no tienen mucha defensa contra la contaminación, lo cual es un problema, porque son limpiadores superestrellas del fondo del océano.

7. EL OPOSSUM QUE JUEGA MUERTO

isla de los delfines azules hechos

Tony Alter, Flickr // CC BY 2.0

No se puede hacer una redada como esta sin al menos mencionar a la zarigüeya. Normalmente nos referimos al infame mecanismo de defensa de esta criatura como 'hacerse el muerto', pero en realidad no tiene nada de divertido; el acto es completamente involuntario. Bajo un miedo intenso, las zarigüeyas caen en un estado de coma que puede durar horas, el tiempo suficiente para convencer a cualquier depredador de que la zarigüeya ya está muerta. Tampoco apetecible: el miedo hace que estos animales emitan un olor a cadáver que solo se suma a su acto. Agradezca a la zarigüeya por brindarnos algo de defensa a nosotros también: comen serpientes venenosas y garrapatas, devorando hasta 4000 insectos a la semana.